Gotham Gazette

The Place for New York Policy and politics

CITY

Respuestas Al Censo Varían Bastante Entre Las Comunidades Latinas De La Ciudad


4 census rally park

Census outreach efforts (photo: John McCarten/City Council)


This article was also published in English - read that version here.

El conteo del censo, el cual ocurre una vez por década y se acerca a su conclusión al final de este mes, ha sido muy accidentado en la ciudad de Nueva York. La peor pandemia en un siglo desbarató elaborados planes de alcance comunitario y desató una cascada de efectos sociales y económicos que pone en peligro la precisión de las cifras, las cuales se utilizan en todos los niveles del gobierno y el sector privado para la planificación, el uso de fondos públicos y la representación estatal y federal. La administración de Trump ha hecho todo lo posible para enturbiar las aguas y deprimir la participación en áreas con grandes poblaciones inmigrantes y de bajos ingresos. Intentó sin éxito agregar una pregunta de ciudadanía al formulario y excluir a los inmigrantes indocumentados del conteo usado para determinar la proporción de escaños en el congreso nacional.

En la ciudad de Nueva York, la cual para el 21 de septiembre tenía una tasa de auto-respuesta del 60.2 por ciento (cuatro puntos por debajo de la tasa del censo de 2010), estos desafíos han tenido un impacto variado en áreas con alta población latina, que por lo general fueron las más afectadas por el coronavirus y donde impera un temor profundamente arraigado a una burocracia federal hostil. Según datos de la oficina del censo derivados de sus propias encuestas comunitarias y otras fuentes, el año pasado, de los 8.34 millones de habitantes del municipio, el 29 por ciento, o unos 2.4 millones de individuos, eran de origen hispano o latino, descrito como “una persona de origen o cultura cubana, mexicana, puertorriqueña, sudamericana o centroamericana, u otro origen o cultura hispana.”

Un análisis de áreas con porcentajes bajos de participación del Instituto Rockefeller de Política Pública, parte del sistema SUNY, encontró que ser hispano, tener un dominio limitado del inglés, ser inquilino en vez de propietario, nacido en el extranjero, y sin acceso Internet, entre otros factores, implica un mayor riesgo de no ser incluido en el censo, lo cual no es ninguna sorpresa. El singular enfoque de la administración de Trump hacia la inmigración no ha hecho más que aumentar la desconfianza hacia el censo en comunidades con altas cifras de residentes nacidos en el exterior, como es el caso de muchos vecindarios latinos.

Como se muestra en un mapeo del Centro de Investigación Urbana de CUNY, algunas áreas como las grandes comunidades dominicana y puertorriqueña en Washington Heights e Inwood, en el alto Manhattan, han tenido buenas tasas de auto-respuesta. Casi todos los conteos en esos vecindarios superan el promedio de la ciudad, y varios hasta sobrepasan el 70 por ciento. Otros, como los enclaves mexicanos y ecuatorianos en Sunset Park, Brooklyn, se han quedado rezagados, con solo un par de conteos dentro del promedio, y la mayoría con porcentajes alrededor del 50%, y hasta 40%. En general, los vecindarios predominantemente latinos con menor participación incluyen a Corona y North Corona, en Queens, y Cypress Hills y East New York en Brooklyn, mientras que las tasas de participación más altas se ven en Jackson Heights, Queens, el Lower East Side y Alphabet City en Manhattan, y Morris Heights en El Bronx.

A medida que los encuestadores se van desplegando por la ciudad, llamando puertas y alentando la participación en la etapa final del conteo, es esencial examinar lo que ha funcionado y lo que no en estas áreas, la efectividad de los esfuerzos por parte del gobierno municipal y las organizaciones locales para impulsar la participación, y cómo las cosas podrían cambiar en los últimos días. El alcalde Bill de Blasio, quien asignó bastantes recursos municipales al censo, ha insistido en la importancia de la participación en sus ruedas de prensa casi diarias, y él mismo ha tocado algunas puertas. Mientras tanto, su equipo se ha enfocado en varias comunidades con baja participación, incluyendo Corona, Jamaica, East New York y Canarsie. El objetivo clave, dijo De Blasio, es elevar los porcentajes de auto-respuesta hasta por lo menos igualar la tasa nacional, que llegó al 66,2 por ciento el 21 de septiembre. Aunque la administración de Trump había intentado terminar el conteo a final de septiembre tras haber anteriormente anunciado que se iba a alargar hasta el fin de octubre por causa del covid, el 24 de septiembre un juez federal ordenó el restablecimiento del 31 de octubre como fecha tope.

Según datos proporcionados por la oficina municipal del censo, de 398 vecindarios considerados principalmente (más del 50 por ciento) latinos, las tasas de auto-respuesta hasta el 15 de septiembre tenían un promedio del 58%, apenas por debajo de la tasa total de la ciudad, de un 60%. Sin embargo, desglosados ​​por zonas de conteo, los números varían enormemente, con diferencias notables incluso entre tramos que, a nivel superficial, parecen similares. Un ejemplo patente se da en Corona, que registra tasas de respuestas de alrededor del cuarenta por ciento, entre las más bajas en áreas latinas, mientras que partes del vecindario adyacente de Jackson Heights tienen algunas de las cifras más altas de la ciudad, con tasas por encima del 70%.

Julie Menin, directora de la oficina municipal del censo, dijo que la ciudad está en el buen camino, particularmente dada la lamentable distinción de ser epicentro de una pandemia global. “En el 2010, la ciudad estaba 14 puntos por detrás de la tasa de auto-respuesta nacional. En este momento, estamos seis puntos por detrás de la tasa nacional y seguimos cerrando la brecha cada semana,” dijo Menin. Ella reconoció la dificultad de alcanzar a algunas comunidades latinas, culpando a la administración de Trump por los diversos obstáculos que ha puesto en el camino. Sin embargo, aseguró que el gobierno municipal ha reaccionado de manera creativa para contrarrestar estos problemas, por ejemplo utilizando datos de registros de voto por correo para localizar residentes en áreas con bajos porcentajes, y contratando personal dedicado.

Conversaciones con grupos comunitarios y funcionarios municipales revelan algunos factores clave que han influido en las tasas de auto-respuesta en las comunidades latinas de Nueva York. Estos incluyen la solidez y organización de grupos locales, las diferencias socio-económicas y culturales entre los vecindarios, la prevalencia de situaciones irregulares de vivienda, el acceso a la tecnología, y la efectividad de las intervenciones de la ciudad.

Por ejemplo, si bien el carácter comúnmente irregular e informal de las situaciones de vivienda en áreas densas urbanas, y Nueva York en particular, se ha visto a menudo como una dificultad para los funcionarios del censo a la hora de planificar sus estrategias de enumeración, también puede ser un impedimento para las mismas personas que tienen que responder tras ser contactadas.

“Ha habido, y todavía hay, muchas preguntas sobre quién llena el formulario, a quién se debe incluir en las respuestas, y si algo hará saltar las alarmas para el propietario o la administración," dijo Anna Dioguardi Mayano, directora de desarrollo comunitario en Queens Community House, organización que recibió fondos municipales a través del Fondo de Conteo Completo (CCF). “Sí, hay mucho miedo de revelar el estatus migratorio. Pero a veces es aún mayor el temor a revelar situaciones de vivienda que se teme podrían causar problemas, o simplemente confusión.” Si, por ejemplo, dos familias y una persona soltera comparten un apartamento, ¿se supone que deben responder todos, o solo una familia en el hogar? ¿Cuántas personas hay en el "hogar"? (Se deben contar todas las personas dentro de un hogar, y una persona puede completar el censo para el hogar entero).

Otros tienen dudas sobre su elegibilidad y cómo el conteo puede afectar a su estatus migratorio. Se estima que 520.000 inmigrantes indocumentados residen en la ciudad de Nueva York, todos los cuales deben contarse en el censo. Las políticas federales a menudo se filtran a las poblaciones latinas a través de rumores, y a medida que se corre la voz los detalles se van perdiendo o deformando. El debate sobre la pregunta de ciudadanía ha derivado en el tristemente persistente mito de que sólo los ciudadanos estadounidenses deben participar en el conteo, entre otros temores de que la información proporcionada pueda ser usada por las autoridades de inmigración.

“Estaba en un proyecto de vivienda hace poco hablando principalmente con latinos, hay una gran comunidad dominicana y una gran comunidad de habla china allí, y muchos de ellos no habían completado el censo. Les preguntamos por qué, y dijeron que porque no son ciudadanos,” dijo la concejal Carlina Rivera, quien representa una sección de Manhattan que incluye el Lower East Side y el East Village, y también es copresidenta del grupo de trabajo del censo en el concejo municipal.

Menin dijo que la ciudad había respondido con “anuncios súper especializados. Lo bueno de muchos de nuestros anuncios, particularmente los anuncios digitales, es que podemos cambiarlos muy rápido. Podemos ver cuáles realmente están teniendo respuesta.” Por ejemplo, una campaña publicitaria denominada "Doubled Up" intentó disipar dudas sobre situaciones irregulares de vivienda mediante mensajes como "¿Vive en el sótano? Sí, el censo es para usted,” en idiomas como español, bengalí, nepalí, ruso y urdu. Este tipo de mensaje debe ser transmitido idealmente por mensajeros locales de confianza, lo que requiere una confluencia de esfuerzos entre la ciudad y las comunidades para obtener resultados óptimos.

Aparte de los temores a que información individual llegue a las autoridades de inmigración, a algunos les preocupa que incluso la información general sobre distintos vecindarios se use para ese mismo propósito, particularmente por una administración que no ha dudado en amenazar con redadas. Lorena Kourousias, directora ejecutiva de la Organización Mixteca, con sede en Sunset Park, dijo que había hablado con varios residentes locales que expresaron alguna versión de: “Si yo respondo, si todos respondemos, ellos sabrán que todos los mexicanos viven en esta manzana.” (La información, por ley, no se puede compartir con ICE, y los datos públicamente disponibles no serían lo suficientemente detallados como para ser utilizados para aplicar la ley migratoria).

Luego existe el problema del aislamiento. La pandemia del COVID-19 cerró la ciudad en casi todos los sentidos, y mientras que muchas comunidades latinas se vieron especialmente afectadas por el virus por no haber podido aislarse y tener que seguir trabajando, las actividades comunitarias más sociales se extinguieron. Todos los foros, las operaciones de alcance en persona y los días de acción que se habían planeado se volvieron imposibles casi de la noche a la mañana. La organización comunitaria pasó a ser en línea, pero esta metodología ha tenido distintos grados de efectividad, a pesar de que últimamente se ha empezado a reanudar de forma limitada en persona.

“Le pusimos mucho esfuerzo a las redes sociales. Pero somos conscientes de que muchos de los miembros de la comunidad que no respondieron [al censo] ni siquiera están en las redes sociales, y esas comunidades quedaron excluidas,” dijo Kourousias. Se necesitan voces de confianza dentro de la comunidad para convencer a la gente de que es seguro completar el censo, y la comunidad está más acostumbrada a tener esas interacciones en persona.

Antonio Alarcón, coordinador del censo para la gran organización de servicios sociales Make the Road (otra beneficiaria del CCF), relató hablar con un grupo de personas que estaban esperando en una fila para la distribución de alimentos. Para algunos de los que dijeron que no habían completado el censo, “fue porque perdieron el acceso al internet durante [la pandemia]. Otros decían, ‘no tengo acceso a una computadora en casa’, o ‘no sé cómo usar una computadora.” El censo no tiene que ser completado en línea (se puede llenar el formulario en papel o hablar con los encuestadores), pero para una persona que no va a ninguna parte excepto quizás al trabajo, y que no está usando la web, las avenidas para contactarla son limitadas.

El gobierno municipal respondió a estos desafíos de covid modificando la estructura de su programa de becas para permitir la extensión de los contratos e incorporar otras formas de comunicarse con poblaciones aisladas. “Se suponía que los beneficiarios de las becas no podían usar fondos para comprar anuncios. Una de las cosas que hicieron justo después de que comenzó la pandemia y la cuarentena fue permitir a los beneficiarios usar el dinero para publicidad,” dijo Juan Rosa, director de participación cívica en el área noreste del Fondo de Educación NALEO. Señaló como ejemplo al Centro de Artes y Educación Casita María en El Bronx, que empezó a mostrar comerciales sobre el censo por Univisión.

Sin embargo, no todos sienten que los funcionarios municipales han respondido con la suficiente creatividad a las cambiantes circunstancias. Haydée Zambrana, fundadora de Latin Women in Action con sede en Corona, dijo que su organización había intentado obtener sin éxito fondos del CCF en el período inicial de solicitudes, y que los funcionarios deberían haber reevaluado las distribuciones cuando quedó claro que algunas áreas, como Corona, eran a la vez las más afectadas por la pandemia y las más rezagadas en el censo.

“Sigo ayudando, sigo trabajando, sigo hablando con quien pueda. Estoy llamando a mi gente, enviando mensajes de texto y todo eso, y no me pagan,” dijo Zambrana, quien sugirió que habrían sido más efectivas las subvenciones dirigidas directamente a pequeños medios comunitarios en lugar de costosos y llamativos anuncios en los grandes medios. “Tenemos tantos canales, tantos pequeños periódicos, y si les hubiesen pagado 400 dólares a cada uno... hubieran tenido un impacto. El mensaje se habría transmitido mejor.”

Según Menin, la decisión de establecer los beneficiarios desde el principio fue la correcta. “Teníamos nuestros contratos en diciembre, muchas de nuestras organizaciones habían comenzado a trabajar en la calle en enero y febrero, y ese trabajo ahora realmente está dando sus frutos. Si hubiéramos esperado a realizar las subvenciones hasta el comienzo del mismo censo, estaríamos siempre atrasados,” dijo, e indicó que la ciudad no solo está trabajando con los beneficiarios del CCF. “Nos asociamos con cientos y cientos y cientos de otros grupos que no son beneficiarios directos. Nos asociamos con miles de lugares de culto, nos asociamos con sindicatos, nos asociamos con juntas comunitarias, organizaciones cívicas, oficiales electos.”

Hasta cierto punto, todas las comunidades latinas en la ciudad lidian con asuntos de vivienda irregular, inmigración, falta de acceso a Internet y los estragos de la pandemia. El nivel de coordinación y alcance del existente ecosistema de organizaciones comunitarias, así como las diferencias intrínsecas entre estas comunidades, es esencial para entender las tasas de participación.

En Washington Heights e Inwood, áreas que también tuvieron excelentes tasas de auto-respuesta durante el censo de 2010, diferentes tipos de organizaciones comunitarias establecieron procesos complementarios e integraron mensajes sobre el censo tanto a sus operaciones habituales como a los programas que surgieron específicamente en respuesta a la crisis del COVID-19. “Ha sido una gran asociación para la comunidad, lo cual obviamente nos ayuda a alcanzar a más personas, porque si es alguien a quien no conocemos personalmente como cliente, entonces una de esas [otras] organizaciones puede que lo conozca y podemos aprovecharnos eso,” dijo María Guzmán-Colón, gerente de proyectos especiales del Northern Manhattan Improvement Corporation.

Rosa, de NALEO, asumió el rol de coordinar a las distintas organizaciones en esos barrios. “Unimos a la gente. Teníamos cadenas de correos electrónicos con las que nos manteníamos todos al tanto,” dijo. “Logramos cubrir varias partes y grupos de la comunidad.”

La misma fortaleza de las organizaciones comunitarias entre grupos de población particulares fue a veces suficiente para superar las adversidades. En el Lower East Side, zonas a lo largo del East River con grandes proyectos de NYCHA que albergan a muchos residentes latinos mayores de edad y con bajos ingresos — exactamente el perfil demográfico que los estudios muestran como el más difícil de alcanzar y el que tiene menos probabilidades de responder al censo masivamente — han tenido muy buenos resultados, con algunas tasas de auto-respuesta de alrededor del 75%. El secreto de este éxito fue, según la gerente de Good Old Lower East Side (GOLES), Marielle Villar Martiney, que la organización llamó a todos los residentes de tercera edad en su base de datos, la cual tomó años construir.

“Empezamos con: '¿Teme que le desalojen? ¿Está enfermo? ¿Necesita ayuda con la comida? ¿Ha llenado su censo?’ Eso ha sido realmente exitoso porque, si bien el censo es increíblemente importante, cuando uno está luchando por poner comida en la mesa, el censo puede parecer algo lejano,” dijo. Lo mismo sucedió en el norte de Manhattan, donde Guzmán-Colón explicó que el NMIC ayudaba a los miembros de la comunidad con varios problemas urgentes y luego hacía un seguimiento por separado sobre el tema del censo, una vez ganada la confianza.

La idea de una campaña unificada también ha funcionado en el Lower East Side. “El Lower East Side siempre ha sido una comunidad realmente bien organizada, y tenemos dos líderes distritales que son súper activos,” dijo Andrea Gordillo, directora de desarrollo del Centro Clemente Soto Vélez. El centro no recibió ningún financiamiento municipal para el censo y no estableció programas específicamente para el mismo, pero aún así se involucró con el mayor esfuerzo comunitario. “Todos trabajamos juntos de manera informal. Tenemos distintas redes informales,” dijo Gordillo.

Es una metodología bastante simple, pero funciona. “Nos hemos tenido que esforzar en cómo replicar eso en algunas de las áreas que no tienen esas asociaciones de inquilinos o asociaciones cívicas que han estado trabajando por tanto tiempo en cómo aumentar esos números,” dijo Melva Miller, directora ejecutiva y coordinadora de la iniciativa del censo para el grupo empresarial Association for a Better New York.

Sin embargo, del dicho al hecho hay un largo trecho, y la campaña fue mucho más sencilla en áreas donde ya existía una red de grupos comunitarios bien desarrollada. Consideremos la dicotomía entre Jackson Heights y Corona; mientras que la discrepancia puede parecer extraña en teoría, la mayoría de las personas con las que habló Gotham Gazette no se sorprendieron. “Jackson Heights como vecindario está organizado, punto. Además, está organizado de una manera diferente a algunos de los vecindarios circundantes que también se vieron muy afectados [por covid],” dijo Mayano, de Queens Community House. "Siempre ha habido una especie de red coordinada de organizaciones que tienen cada una su nicho, que logra acercarse a los más marginados de la comunidad sin superponer sus esfuerzos.”

Se suele reducir las comunidades latinas a un monolito, pero claramente no es así, y las distinciones socio-económicas y culturales tienen un papel importante. “Dentro de la comunidad en Corona o Sunset Park hay más personas que alquilan una sola habitación, que viven en apartamentos abarrotados y no quieren que eso se sepa,” dijo Kourousias. “Si quieres vivir en Williamsburg o en Park Slope, los alquileres son más altos que en Sunset Park. Puede que la comunidad también sea latina, pero el acceso a recursos económicos es menor.”

La situación está evolucionando a medida que la ciudad continúa su proceso gradual de apertura y el tipo de organización y alcance en persona que se había planeado originalmente se ha ido reanudando. A principios de septiembre, GOLES y otras organizaciones marcharon alrededor del Lower East Side y el East Village al ritmo de tambores, entregando volantes de concienciación sobre el censo a los transeúntes. Mixteca ha instalado mesas al frente de los reabiertos restaurantes de comida mexicana y latina, y ha contratado a algunos hablantes de lenguas indígenas para que ayuden a otros a completar la encuesta. La Northern Manhattan Improvement Corporation celebró un día de acción.

“Creo que realmente ha habido un aumento en las tasas de algunos de estos vecindarios rezagados ahora que pudimos comenzar a hacer eventos en persona, mezclando la campaña del Censo con la distribución de equipos de protección personal y de alimentos, pudiendo tener actividades al aire libre y brindar información sobre la reapertura de las escuelas y otros servicios esenciales,” dijo Miller de ABNY.

Después de algunas demoras, el gobierno estatal también distribuyó este año millones de dólares en fondos para el censo, que se están usando para impulsar una operación de alcance de última hora. En la marcha del Lower East Side, la presidente del condado de Manhattan, Gale Brewer, dijo: “Sólo recientemente recibimos nuestro dinero del gobernador y ya se lo entregamos a treinta grupos aquí en Manhattan,” incluidos algunos de los grupos representados en la marcha.

Actualmente, se prevé que el conteo termine a fines de septiembre, aunque un litigio busca extenderlo hasta fines de octubre (algo que ya se había anunciado a principios de este año, hasta que la administración cambió de opinión), lo que le daría a la ciudad y a las organizaciones comunitarias más tiempo para generar más respuestas con su estrategia en persona.

Menin dijo que Nueva York, comparada con otras grandes áreas urbanas, ha visto en las últimas semanas el mayor aumento en las tasas de auto-respuesta, como resultado de la reanudación de esta estrategia. “Eso es lo que necesitábamos, y lo que no pudimos hacer cuando comenzó el censo. Y es por eso que queremos disponer también de octubre, porque lo necesitamos. Recortarle un mes al censo es realmente inconcebible”, dijo. Irónicamente, grandes porciones de los vecindarios más ricos de Manhattan, a lo largo de Central Park y el downtown, han registrado tasas muy bajas, aparentemente en parte debido a que los habitantes acomodados abandonaron la ciudad durante la pandemia.

Organizadores como Zambrana, del grupo Mujeres Latinas en Acción en Corona, tienen aún mucho trabajo. Su mensaje es directo: "Si no quieres que te quiten la voz, tienes que completar el censo. Y no es para mí, es para ti y tu familia y el futuro de tus hijos.”

***
Por Felipe De La Hoz para Gotham Gazette.

Carlos Rodríguez, un periodista autónomo, editó esta traducción al español.

This article was also published in English. Carlos Rodriguez, a freelance journalist, edited this Spanish translation.

***
by Felipe De La Hoz, Gotham Gazette
     

Read more by this writer.



Print Friendly and PDF

Editor's Choice


Gotham Gazette: ‘I Actually Have to Negotiate a Budget’: Corey Johnson and the Challenge of Running for Mayor as City Council Speaker
‘I Actually Have to Negotiate a Budget’: Corey Johnson and the Challenge of Running for Mayor as City Council Speaker
Gotham Gazette: Black Business Owners Hang On Through Covid Crisis as Black Lives Matter Movement Surges Black Business Owners Hang On Through Covid Crisis as Black Lives Matter Movement Surges Gotham Gazette: How 2021 Mayoral Candidates Have Responded to the Coronavirus Fallout and Cries for Police Reform How 2021 Mayoral Candidates Have Responded to the Coronavirus Fallout and Cries for Police Reform Gotham Gazette: The Max & Murphy Podcast The Max & Murphy Podcast